Los 8 cuidados básicos que todo hombre debería seguir a diario

La higiene, el afeitado, los cuidados faciales y otros detalles a los que tendrás que prestarles un poco de tiempo cada mañana si quieres causar buena impresión

Higiene corporal

Una ducha cada mañana es la mejor forma de empezar el día y es el primer paso para causar buena impresión. Sin embargo, los dermatólogos desaconsejan usar jabón a diario en toda la piel. Elige un gel que tenga un pH entre 5,5 y 6, y utilízalo en zonas que requieren más limpieza como los pies, las axilas, las ingles o las partes íntimas. Después, no olvides el desodorante, y si tu piel es sensible, presenta alguna patología como la dermatitis o tiende a resecarse, aplicar una crema hidratante para reforzar la barrera cutánea.

El pelo, limpio

El cuero cabelludo del hombre, al igual que su piel, suele ser más graso. El pelo graso necesita ser lavado en días alternos e incluso a diario, sobre todo, si se practica deporte o se utilizan ceras, gominas y geles fijadores. Si lo haces a diario bastará con enjabonarlo una sola vez, pero si lo lavas día sí, día no, deberías lavarlo dos veces. Y no te olvides de peinarlo.

Un afeitado perfecto

Preparar la piel antes con un aceite de afeitar, utilizar espuma, si te afeitas con cuchillas, comprobar que estas están afiladas y limpias, o que la afeitadora eléctrica funciona correctamente es fundamental para conseguir un afeitado perfecto. Además, hay que guiar la maquinilla de afeitar en la dirección que crece el vello e hidratar y reparar la piel después.

Cuida tu barba

El dermatólogo José Luis Martínez-Amo Gámez, miembro de la Fundación Piel Sana de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venerología) aconseja “cuidar la barba como si del cuero cabelludo se tratase”. Para ello hay que lavarla e hidratarla con productos específicos. Por supuesto, cada cierto tiempo también tendrás que pasar por la barbería para recortarla.

Lava la cara con un gel facial

Mientras te duchas o después, utiliza un jabón facial para limpiar la piel del rostro, eliminar restos de sudor y de las cremas, toxinas… La limpieza facial es uno de los cuidados básicos más importantes para cuidar la piel del rostro y protegerla del envejecimiento prematuro.

Hidrata la piel

Lo ideal sería hidratar toda la piel (cara y cuerpo) a diario. Pero si no tienes tiempo, al menos, presta atención a la del rostro. Por dos razones: te ayudará a paliar la agresión que supone el afeitado y, además, es el cuidado más importante para que muestre un aspecto más sano, joven y cuidado. Por otra parte, el doctor Martínez-Amo Gámez aconseja aplicar un cuidado específico “en el contorno de los ojos, porque esta piel es diferente a la del resto de la cara, es más fina, apenas tiene grasa bajo la epidermis y por lo tanto se arruga más”. Las cremas para el contorno de los ojos te ayudarán a mantener hidratada esta zona y, de paso, hacer frente a las ojeras y las bolsas. Puedes completar tu rutina de belleza facial matutina usando antes de la crema, un sérum. No olvides tampoco aplicar un bálsamo en los labios para que estén hidratados. Por la noche, la limpieza diaria, una exfoliación semanal y el uso de cremas hidratantes y antiedad te ayudarán a cuidar tu piel.

Higiene bucal

Una sonrisa bonita y cuidada es la mejor carta de presentación, y para ello es necesario tener una buena higiene bucal. Por la mañana y después de cada comida deberías lavarte los dientes y utilizar hilo dental, al menos una vez al día.

Presta atención a tus manos

Son otra de esas zonas visibles que suelen llamar la atención, así que tampoco puedes olvidarlas si quieres causar buena impresión. Además de una buena higiene, comprueba que tus uñas están perfectas (ni muy largas, ni muy cortas) y utiliza crema hidratante para evitar la piel áspera.